LOS mapas mentales
Al encontrarme frente a la compleja realidad descrita en la presentación del proyecto me sentí ingenuo, mi primer impulso fue alejarlo de mi, no contaba con las herramientas necesarias para resolverlo, ni sabia como proceder.
Me tomé unos dias…  lo que surgió fue la idea de que esto era una oportunidad. Después de años de desaprender nociones religiosas y culturales, comenzando con mi educación Católica, esto se perfilaba como la forma de romperlo todo, buscando la verdadera raíz de las enseñanzas, la forma de ver al otro como mi hermano o hermana, como a mi mismo.
Esto me llevó a buscar imágenes relacionadas con el tema del proyecto en internet, para luego elegir y combinarlas según lo sentí adecuado, algunas simplemente brillaban, otras tenían un significado evidente, y un tercer tipo, me resultaban ambivalentes, o hasta inquietantes. ¿Como no iba a ser así? el ejercicio no tardó mucho en volverse fascinante, un retrato de la cultura contemporánea, con toda su complejidad, comenzó a emerger, en completo desorden, tal como es en la realidad, y yo simplemente dejé que las piezas cayeran donde fuese.
Fue entonces que todo empezó a tejerse por sí mismo, formando la “disonancia coherente” que muestran los mapas mentales.
Debo mencionar la influencia de el Bilderatlas Mnemosyne de Aby Warburg (1866-1929) y Gertrud Bing, historiadores alemanes de origen judío. Su interés por la cultura clásica occidental, los llevó a idear un procedimiento de exploración y presentación de sistemas de relaciones, no siempre obvios, a través de técnicas de asociación de imágenes. El resultado es una gran cantidad de paneles con relaciones fotográficas significativas para ellos, de carácter muy personal, heurístico y no lineal —no son verdades universales, características que mis mapas comparten con los suyos.
Esta libertad de asociación que Warburg y Bing exploraron, me inspiró por su carácter profundamente creativo, el cual permite crear un documento en el que imágenes aparentemente dispares son ensambladas y usadas para crear una experiencia abrumadora o de “enjambre de significados”, el cual, yo digo, potencialmente nos puede conducir a entrar en contacto con el subconsciente.
Creo que esta cacofonía, también puede llevar al espectador a establecer cierta distancia emocional, gracias a su aparente antagonismo, permitiéndole percatarse de cómo cada una puede disparar un un “programa” interno que genera emociones y memorias. Lo mas probable, es que ninguna de las experiencias representadas por las fotografías, haya sido experimentada en persona por el espectador, sino recreadas en la mente con base a la historia que conocemos, o provenientes de relatos o experiencias familiares.
Los mapas están pensados para ser vistos desde el punto de vista de el "testigo", sin juzgar, o necesariamente conectar significados, sino simplemente reconociendo el contenido que las imágenes traen consigo, y permitiendo su expresión, como quien observa una paradoja.
Es una invitación a ver las cosas a través del corazón, no la mente, con la idea de traer luz y entendimiento al momento de “formación de ideas” buscando su resonancia en lo que vemos.
Un componente intrínseco del ser humano, es al que Carl Jung llama la “sombra”. El propone que, a medida que los niños crecen, las partes que desagradan a los padres, como la ira o el egoísmo, son rechazadas. Parafraseando a Robert Bly: desconocemos estas emociones y las metemos en una bolsa, a cambio de el amor de los padres. A medida que este proceso se repite con maestros, cónyuges, jefes y otros que toman el papel de los padres, nuestra energía disminuye y nuestra identidad queda incompleta. Hay diferentes bolsas que llevamos, nuestro bolso familiar contiene material sensible a nuestra familia y hermanos, cada país tiene una que se ajusta a los cánones nacionales aceptados, al igual que cada grupo racial, y así sucesivamente... a medida que la cultura cambia, también lo hacen los contenidos en el bolso. [1]
Jung, Bly y otros, sugieren que si estos rasgos no se poseen y no se aceptan, eventualmente resurgen a través del inconsciente, exigiendo su reconocimiento y resolución; son componentes de un único proceso no dual, el cual debemos aprender a resolver internamente.
En otras palabras, lo que ocurre y se manifiesta en nuestra vida, en particular lo que no nos gusta, puede tener un atributo de 'hijo pródigo', llamando a nuestra puerta pidiendo aceptación.
La vida tiene sus formas de llamar nuestra atención. Hubo un momento en el que yo me comportaba arrogante y egocéntrico, fue asombroso y difícil para mí ver como una dificultad tras otra se manifestaron en mi vida hasta que recibí el mensaje: detente y escucha. Me quedó claro que necesitaba volverme sensible a las vidas y experiencias de los demás, mirar más allá de mi soberbia y darme cuenta de lo afortunado que soy por la vida que me ha sido dada.
Además, entendí que reconocer y comprender la relación entre mis pensamientos y los eventos de mi vida era necesario para sanar.
La idea de ver la enfermedad como un umbral, es común entre los curanderos holísticos; el encontrarnos con un reto en la vida, puede ponernos en el estado de apertura y receptividad necesario para comprender el significado de la enfermedad, ya sea a través de un sueño o visión, un momento intuitivo, etcetera.
El individuo es a la sociedad, lo que la célula es a un tejido, si exploramos los contenidos de la mente como afluentes que alimentan aquello que experimentamos, tanto a nivel individual como social a gran escala, podríamos darnos cuenta que hay una relación entre ellos.
Grünewald and the maps (Ver video de introducción, 2 min.).

Audio para ver mapas Resonancia, 432 Hz 9 min.

Los mapas representan aspectos de mi mente, divididos temáticamente.
Los dos primeros se refieren a mis creencias sobre la índole de la realidad, luego aparece mi perspectiva de San Francisco de Asís y las misiones, seguidos de Fray Junípero Serra y la dolorosa experiencia de los descendientes de estos pueblos originarios. Continúo con comentarios sobre la “sombra" Jungiana desde mi punto de vista, claramente nutrida por mi experiencia personal, así como la historia que me fue narrada. La temática de lo que contiene cada lámina es un tanto arbitraria.
[1] Bly, Robert. A little book on the human shadow, 1988. Harper San Francisco. P.17
Descargo de responsabilidad bajo la Sección 107 del Copyright Act de 1976, permiso es otorgado para el uso legítimo con propósito como el de criticar, comentar, reportaje de noticias, enseñanza e investigación. Uso legí­timo es un uso permitido por la ley de derechos de autor, que de otra forma serian infringidos. No lucro, educativo o uso personal le dan el carácter necesario. Favor de contactarnos en caso de haber algún problema.
.:.
Back to Top